Ian Welden Robeson-Poesía-In Memorian



martes, 6 de marzo de 2012

La casa al revés

Un día
al despertar
me encontré con la casa al revés.
Techo en el suelo
y etcétera.
Y por las ventanas dislocadas
entraban culebras
y todo el barro del invierno.

Tú hacías o deshacías
impaciente el desayuno
como si nada nunca
hubiera acurrido
pero te acostumbraste
a dejarme el repelente trabajo
de limpiar a las culebras.

Nuestra fiel cama quedó tan incómoda
que en las noches
ya no podíamos alcanzarnos
y durante el día
andábamos por ahí
cada cual buscando
sus propias cosas perdidas
mientras que las de ambos
se fueron perdiendo
para siempre en el lodazal
como tantas cosas pasadas
cosas bellas de otras épocas,
tu vestido de novia
mi corbata plateada.

A veces nos mirábamos
entre los escombros
pero no.
Nuestros corazones se extraviaron
en el laberinto del desamor.

Pero no recuerdo
en qué terminó esta historia.
¿En qué terminó esta historia?

Dibujo de Ian Welden, Amager, Copenhague 1980,

1 comentario:

  1. Oh¡ Ían; que realidad nos presentas. Me parece que es un espejo, en los que podemos contemplarnos y nos falta valor para reconocernos.

    Un gran poema lleno de cotidianidad. Hermoso y amargo, pero una muestra de lo que una persona sensible puede sentir y después contar.( aunque sean vidas ajenas, lo vemos)

    Un abrazo.

    Moon.

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario.