Ian Welden Robeson-Poesía-In Memorian



lunes, 27 de diciembre de 2010

Mirela y Jovana en el bosque

MIRELA Y JOVANA EN EL BOSQUE

 
En los años noventa una de las guerras civiles más brutales de la historia se desarrolló en la Península de los Balcanes. Monitoreada por la Naciones Unidas para evitar y denunciar "crímenes de guerra" -como si la guerra en sí misma no fuera un crímen, el crímen más horroroso de todos-.  Las víctimas fueron, primordialmente, mujeres. Miles y miles de mujeres jóvenes, adolescentes y niñas pequeñas fueron torturadas, violadas y asesinadas por ambos mandos del infame conflicto bélico. Es de destacar la cruel realidad de que antes de que esa guerra civil estallara, estos pueblos vivían pacifcamente lado a lado.

 

MIRELA Y JOVANA EN EL BOSQUE

 

Ibas por tus bosques, pequeña Mirela,
recogiendo flores multicolores para tu madre
y tarareando "Give peace a chance"
cuando de pronto
y como si fuera una pesadilla más,
escuchaste los gritos salvajes
de tu madre, Jovana.
Fue interceptada muy profesionamente
por una sonriente patrulla
de quince jovencitos
vestidos de plomo oficial.
Y, Mirela, llegaste a tiempo
para observar la escena bestial.
                                                       Jovana tendida entre piedras
                                                       abofeteada y apedreada
                                                       hasta la inconsciencia
                                                       y los quince soldaditos de plomo
                                                      con sus penes erguidos
                                                       riendo como hienas
                                                       y goteando bestialidad.
Un búho emitió su advertencia
desde su histórico atalaya forestal
y los quince héroes de guerra
huyeron riendo a carcajadas
a buscar alabanzas y medallas
en el poderoso bunker de la canallada.
                                                         Recogiste a tu madre
                                                         con caricias y abrazos, Mirela,
                                                         y la arrastraste valiente
                                                         hasta el policlínico de la Cruz Roja.
                                                         Ahí te dieron biscochos de ilusión
                                                         y a Jovana agua bendita
                                                         para engañar a las heridas en su alma.

Arte visual de Helene e Ian Welden. Copenhague 1995.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.