Ian Welden Robeson-Poesía-In Memorian



viernes, 23 de julio de 2010

El ciclista solitario

 
Arrastrando su oxidada bicicleta
y con su pesado bolsón
colgando de un hombro
El Ciclista Solitario va y viene
por las calles del barrio
con sus mechas rubias
cubriéndole la cara
y el peso del universo
sobre sus espaldas.

Nos encontramos muchas veces
en los recovecos y placitas del barrio
y le hago una seña con la mano.
Él agacha la cabeza
me mira desconcertado
y sigue su camino.

Hay veces en que pienso
que no existe.


De Crónicas nórdicas


.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.